Tratamiento de los juanetes

Advertising

banner-valgus

La aparición de juanetes suele ser más común en las mujeres que en los hombres, y la causa puede ser tanto hereditaria como por el mal empleo del calzado, pero una vez que han aparecido se hace necesario llevar a cabo un tratamiento de los juanetes.

El primer tratamiento de los juanetes pasa por coger como rutina andar descalzos, sobre todo en terrenos desiguales, lo que ayuda a reforzar los dedos de los pies y al mismo tiempo permite que las articulaciones trabajen sin la presión del calzado. Su práctica puede ayudar a sanar las anomalías así como también evitar su aparición en las zonas que están exentas.

La segunda solución pasa por usar un calzado amplio para que los dedos no sufran, por ello, hay que evitar usar zapatos de tacón muy alto y puntiagudo pues cuando padecemos juanetes provocan un dolor adicional y evita que el juanete pueda ir sanando. Use calzado con espacio amplio para los dedos. Esto a menudo puede resolver el problema y evitar la necesidad de más tratamiento.

Si te encuentras en casa, y como alternativa también para que el pie, y en concreto el juanete, esté más descansado y fuera de roces, puedes haceruna abertura en un calzado viejo y cómodo y emplearlo mientras estás en casa.

Asimismo, se puede hacer uso de unas almohadillas que pueden adquirirse en cualquier farmacia o centro ortopédico, se trata de colocar una entre el primer y segundo dedo para que haya una mayor separación y el juanete no sufra tanto y el dolor se reduzca.

En el caso de que el dolor sea muy fuerte y queramos reducir el hinchazón, hay otro tratamiento de los juanetes que ayuda a aliviarlo, se trata de colocar hielo sobre los pies de manera regular, como mínimo dos veces al día, sobre todo después de haber hecho algún tipio de actividad intensa como correr o caminar.

También puedes optar por hacer ejercicios para los pies, estos ayudan a detener o ralentizar el crecimiento del juanete si se realizan con asiduidad. Para ello, puedes estirar el dedo gordo del pie y mantenerlo durante unos segundos a la misma altura del resto de dedos, esta práctica debes repetirla tantas veces como quieras; otra opción puede ser optar por intentar levantar un prenda de ropa con los dedo del pie, soltando y levantado en repetidas ocasiones.

Otra opción, y muy recomendada, es masajear los pies de manera habitual, aunque en este caso serecomienda acudir a un profesional especializado en el tema. Esto ayuda a que la tensión que provoca el juanete vaya reduciéndose y con el tiempo el tamaño del mismo también.

Pero cuando nos encontremos en una situación límite o bien de dolor o como de ser incapaces de ponernos el calzado, el único tratamiento para los juanetes que será eficaz es la cirugía, en esta operación lo que se hace es realinear el dedo y eliminar la protuberancia ósea.

Advertising

banner-valgus